Seleccione una zona
es
  • ES
  • EN
Impresión

El futuro de la medicina ya está aquí

Javier tiene 12 años y acaba de ser operado. No ha tenido miedo de la cirugía porque, antes de la intervención, un programa de realidad virtual le anticipó el recorrido que iba a seguir desde su habitación hasta el quirófano, y le permitió conocer a los distintos profesionales que le iban a atender. Ya en planta, un robot ha bajado a la farmacia del hospital, ha recogido su medicación y se la ha subido a la habitación, que está equipada con sensores que la mantienen a la temperatura adecuada y que purifican el aire para mantener a raya las temidas infecciones hospitalarias. Cuando Javier se vaya a casa, se mantendrá en contacto con su médico a través del móvil; así, podrá recuperarse cómodamente en su hogar, pero monitorizado y en seguimiento para detectar cualquier posible recaída.

Aquel futuro robótico que imaginábamos de niños, y que era entonces ciencia ficción, es hoy una realidad gracias a la telemedicina. La transformación digital, presente en todos los sectores, está teniendo un impacto especial en el sector médico, en el que “el Internet of Things (IoT), la automatización y robotización, el Big Data y la Inteligencia Artificial están cambiando los procesos cotidianos de la gestión hospitalaria y facilitando la prevención y mejora de los tratamientos”, explica José Antonio Pinilla, CEO de Asseco Spain, empresa que trabaja para ayudar a hospitales y centros médicos en su proceso de transformación digital.

“La digitalización puede ser una gran aliada para llevarnos a la medicina del futuro”, continúa Pinilla, y basa su afirmación en los 20 años de experiencia de la compañía en el ámbito de la salud, una experiencia que ha propiciado el nacimiento de Asseco Health, “una línea para la implantación de soluciones de salud digital a medida, cuyos pilares son la innovación, la seguridad y el empoderamiento del paciente”.

Este proceso de transformación digital pasa por la sensorización, tanto de los pacientes como de los edificios e instalaciones médicas; apoyándose en la conectividad, esta sensorización ayuda a optimizar el mantenimiento preventivo, identificar fallos potenciales, gestionar mejor los repuestos y minimizar los paros imprevistos. Así, los sensores dicen cuándo hace falta intervenir, ni antes ni después, para ahorrar tiempo y dinero. Y los datos que arrojan pueden visualizarse en cualquier dispositivo electrónico fijo y móvil desde cualquier lugar del mundo.

“La idea es dotar de herramientas que ayuden al personal médico y de enfermería –explica Pinilla–. Con ellas se pueden detectar equivocaciones en las dosis, ofrecer alternativas de tratamientos en casos –por ejemplo, de pacientes alérgicos–, lanzar mensajes de advertencia... Al final, se trata de reducir el error humano, especialmente en pacientes complicados”.

Telemedicina: el hospital en el móvil

La telemedicina también ha dado un paso de gigante en estos últimos meses. Todos conocemos aplicaciones basadas en video consulta que nos ayudan a pasar revisiones médicas sin necesidad de acudir al hospital o centro sanitario. Pero, ahora, se trata de ir más allá: no se trata solo de que el médico pueda estar en contacto con el paciente, sino también de que pueda monitorizar su recuperación.

El camino pasa, por tanto, por soluciones tecnológicas que posibiliten al personal médico agilizar el seguimiento de los pacientes y mantener la eficacia en remoto. “Todo el mundo sale ganando –señala Pinilla–. El paciente, porque va a estar igualmente controlado en su recuperación, pero con la tranquilidad de estar en casa y sin necesidad de estar desplazándose a las revisiones; el centro hospitalario, porque se quedan camas libres –algo importante en estos tiempos–, los sanitarios están más relajados, se reducen los riesgos de infecciones por covid-19...” Las ventajas económicas, continúa, tampoco son desdeñables:“Para el hospital supone un ahorro significativo; de hecho, en Estados Unidos se ahorraron, con una aplicación similar a ésta, más de 300.000 dólares en un mes”.

Se refiere Pinilla a Koro, una aplicación que pone el foco en los pacientes que han sido intervenidos recientemente o que sufren alguna afección cardiaca, endocrina, renal, psicológica... Así, proporciona planes de cuidados específicos para cada uno de ellos, lo que les ayuda a una recuperación más rápida. Además de permitir que el médico pueda continuar monitorizándolos, también facilita que, tanto él como su equipo, estén disponibles a través de la app para que el paciente pueda tener acceso permanente a ellos.

Este tipo de soluciones ayuda, además, a reducir las recaídas, “ya que apelas a la responsabilidad del paciente, lo empoderas y se hace partícipe de un trabajo conjunto. Es una interacción muy eficaz, en la que el paciente va proporcionando sus datos, que quedan registrados, y el médico puede dar sus indicaciones”.

Los datos, siempre confidenciales

Como vemos, la transformación digital y la telemedicina buscan la optimización de los recursos y el aumento de la eficacia. Todo esto es hoy más factible gracias a la explosión del Big Data que se está produciendo en el sector médico. “El análisis de datos, mediante Inteligencia Artificial, va a permitir prever patologías y aconsejar el mejor tratamiento, así como reducir los tiempos de reacción para la toma de decisiones hasta en un 80%”, anticipa el CEO de Asseco.

La gestión de los datos y la inviolabilidad de la información pueden, asimismo, asegurarse mediante Blockchain, una novedosa tecnología “que hemos encontrado muy útil para casos de certificación de autenticidad de medicamentos, trazabilidad de productos y medicinas, archivos de pacientes...”, detalla Pinilla. Y, para el caso especial de pandemias, permite el seguimiento de brotes de enfermedades y patógenos, así como la gestión de campañas de vacunación.

Por último, es indispensable la ciberseguridad para asegurar que los datos personales de los pacientes, que suponen una información extremadamente sensible, queden perfectamente protegidos y permanezcan siempre confidenciales con un acceso a la Nube garantizado y exento de peligro.

 

José Antonio Pinilla Pérez

President & CEO

Asseco Spain


Impresión